revisa tu caso

Foto: Richard Hirano

La apuesta de los Lindley

Publicado: 2012-04-08

Una historia familiar que comienza en Inglaterra y prosigue en Lima con la única bebida en el mundo que supera a Coca-Cola. O, tal vez sea mejor decir, que comienza en Lima con la única embotelladora local encargada de una de las marcas más recordadas del mundo y que se prepara para convertirse en una empresa de alimentos bebibles. Aquí recordamos un reportaje que hiciera el periodista Luis Corvera para la revista PODER, a propósito de los 100 años de la embotelladora.

Es jueves 14 de octubre por la mañana y la zona tradicional del Rímac donde se ubica la planta de Lindley, la embotelladora de Inca Kola y Coca -Cola, luce algo desolada para ser un día normal de trabajo. El personal se dirige a la iglesia Las Nazarenas, “pues hoy tenemos nuestra misa privada tradicional de cada año”, nos cuenta casi al paso un empleado que ya está de salida hacia la ceremonia. Uno de los pocos que permanece en las instalaciones es Johnny Lindley hijo o junior, como habitualmente lo llaman, quien nos espera para la entrevista y la ha aprovechado de pretexto para que su padre no se entere de lo que está tramando. Sin saberlo él, ni tampoco nosotros, su hijo ha preparado una cámara de video y tras nuestra entrevista grabará la última toma de un video sorpresa en homenaje a su padre.

¿A qué se debe tanto ajetreo y misterio en la planta? Desde hace varios meses la familia Lindley se ha estado preparando para celebrar a lo grande los 100 años de haber formado su embotelladora, la líder indiscutible del mercado hoy, con más de 63% de participación en el segmento de aguas gaseosas e ingresos estimados en S/. 1.838 millones para este año. Más aún, cien años de historia que les permitieron ubicar al Perú como el único país en el mundo en la actualidad donde Coca-Cola es superada por una marca local y el embotellador de ambas bebidas es el mismo: Lindley.

La familia como núcleo del éxito

La historia de la familia Lindley empieza con don José Robinson Lindley. Nacido en 1860 en Sheffield, una ciudad al norte de Londres, en Inglaterra, se casó a muy temprana edad con doña Martha Stoppanie, nacida en el mismo pueblo pero de ascendencia italiana. Los detalles sobre su vida en Sheffield son muy pocos, aunque se espera que se develen con la investigación que está realizando el grupo para un libro sobre su historia como parte de las celebraciones.

Orientada a la industria del hierro y del acero, la ciudad de Sheffield, al igual que el resto de ciudades del interior en Europa, dejó de ser un lugar atractivo para vivir tras la crisis económica que afectó al Viejo Continente durante la segunda mitad del siglo XIX y que se agudizó con la Revolución Industrial y la menor demanda de mano de obra que esta generó. Por ello, al ser de clase media, la joven pareja Lindley-Stoppanie no tuvo mejor idea que buscar nuevos horizontes en América, de donde venían muchas historias de gente que lograba riqueza rápidamente. Si bien la mayor parte de ciudadanos británicos emigraron en busca de mejor fortuna a Estados Unidos, los Lindley decidieron marcharse a América del Sur, tal vez motivados por la rama de la familia de doña Martha, pues los italianos, portugueses y españoles prefirieron la zona sur del continente. Así, al cumplir 10 años de matrimonio, arribaron a inicios de la década de 1880 a Chile, país que acababa de salir victorioso de su guerra contra el Perú y Bolivia.

En 1886, sin embargo, tras un fuerte terremoto que asoló Chile, los esposos Lindley, ya con cinco niños, quisieron un lugar más seguro para vivir y decidieron mudarse al Perú. Don José consiguió empleo en la compañía de vapores The Pacific Steam Navigation Company, pero fue algo pasajero para él pues al poco tiempo renunció para ingresar a trabajar en un rubro que, aunque en ese momento no lo sabía, luego sería su vida y la de su familia: una fábrica de aguas gasificadas en el Callao. Por aquel entonces existían al menos 10 plantas embotelladoras en la capital y en su mayoría eran de alta tecnología para la época.

Curiosamente, Don José se alejó un tiempo de ese rubro para empezar su primer negocio: abrió un depósito de cerveza en el cruce del jirón Ucayali y la calle Zavala, en el cual comercializaba los productos de Backus y Johnston. Durante algunos años aprendió del negocio y tuvo tres niños más (en total fueron cinco varones: José, Alfredo, Nicolás, Antonio e Isaac; y tres niñas: Martha, Victoria y Ana).

Su estadía en la comercialización de cervezas no fue prolongada, pues con sus ahorros decidió mudarse muy cerca de la planta de Backus en el Rímac, donde era fácil acceder a agua, y constituyó en 1910 una empresa de gaseosas, la cual distribuía sus productos a través de su depósito del Cercado de Lima. Con el apoyo de su esposa y de sus hijos mayores en la parte productiva y comercial, don José compró un terreno de solo 200 m2 en el jirón Cajamarca, entonces conocido como la calle Imprenta, y fundó allí la fábrica La Santa Rosa. Al ser su familia la dueña y, a la vez, sus miembros “empleados” de la planta, se mudó con todos sus hijos al segundo piso de la fábrica, donde viviría hasta su muerte. El nombre que eligió inicialmente para la planta denota una característica de la familia: su gran apego por la religión católica, a la cual siguen muy unidos sus descendientes.

La primera generación Lindley. El patriarca don José, el mayor de pie a la derecha.

Como en cualquier negocio impulsado por una familia emergente, el inicio fue complicado para los Lindley, sobre todo si se tiene en cuenta que solo en la zona del Rímac existían al menos un par de embotelladoras de gaseosas con mejor tecnología, más espacio y más personal que La Santa Rosa. Pero aun con las dificultades propias y la fuerte competencia, la empresa se fue consolidando, aprovechando la demanda no atendida de las zonas periféricas de la capital. El éxito familiar se debió a la integración y al esfuerzo de sus miembros para llevar adelante el proyecto iniciado por don José. La empresa y la familia en aquel momento —y hasta ahora— estaban formadas según el mismo principio: el de la colaboración de todos con todos, incluyendo a los trabajadores.

En su primera etapa como empresarios, doña Martha elaboraba a mano el jarabe para las bebidas gaseosas con la ayuda de sus hijas, siguiendo un proceso de mezclado bastante agotador, mientras sus hijos varones y su esposo se encargaban del llenado manual de las botellas de tapa de bola, el lavado de las mismas y la distribución de los productos. El hijo mayor, José, era el técnico de las máquinas; Nicolás, el segundo, atendía en el depósito de la calle Zavala; mientras los tres menores, Antonio, Alfredo e Isaac, eran los operarios. A diferencia de lo que ocurre en la actualidad, en que se tiene marcas insignia, al inicio tuvieron muchas marcas menores, con diversos sabores e incluso colores, para tratar de atender todas las posibles necesidades del mercado. Entre 1910 y 1935 se produjeron y comercializaron las marcas Prim-ola, Soda Water, Champagne Kola, Hopale, Kola Rosada, Ginger Ale, Lemon Squash, Orange Squash, Fresco Rista, Vimto y Delaware Punch. Sin embargo, ninguna de ellas destacó realmente sobre las demás, y en la actualidad son meros recuerdos de la historia del grupo.

Sucesiones continuas

El control del negocio familiar por parte de don José duró desde 1910, cuando se creó la fábrica, hasta 1928, cuando decidió pasarle la posta a su hijo mayor José. Ese mismo año, para ceder el control, transformó la compañía familiar en una sociedad anónima y repartió 70% de las acciones de la empresa a sus hijos, en función del tiempo que llevaban en la fábrica y del tipo de labores que realizaban. El 30% restante del accionariado, que le permitía ejercer control sobre los demás y resolver cualquier disputa futura posible, quedó en su poder hasta 1932, año en el que falleció y en que su esposa heredó dichas acciones. Además de una nueva estructura, la empresa cambió de nombre por el de Fábrica de Aguas Gaseosas Santa Rosa de José R. Lindley e Hijos S.A.

Con José hijo a la cabeza del grupo, la empresa experimentó un gran cambio. Consciente de las desventajas que tenía frente a su competencia, él decidió adquirir una máquina semiautomática de llenado, con lo cual mejoró la productividad de la fábrica y se pasó de embotellar 1 botella por minuto a 18. Además, adquirió un camión Ford T, el primer vehículo de carga de la época y que aún se conserva en el patio de acceso de la fábrica (puede apreciarlo en nuestra portada). Hasta aquel momento, la distribución se realizaba en una carreta jalada por mulas. Además, se reemplazó el sistema de tapado de los envases, al dejar de lado los sistemas tradicionales de bola y de corcho para empezar a usar la tapa de lata o chapa. Con ello, aunque resulte paradójico hoy en día, se pudo finalmente mejorar la higiene de los productos. Si bien por entonces las compañías tenían mucho esmero en el proceso de lavado de los envases, el sistema de bola era muy complicado de limpiar, por lo que era difícil asegurar una asepsia adecuada del producto. Es por ello que las empresas trataban de demostrar su limpieza y dar señales de garantía para el consumo de sus bebidas a través de su nombre. Así, la familia Barton, por ejemplo, dueños de la principal embotelladora de Lima, tenían la fábrica La Pureza, mientras que la de los Elguera se llamaba La Higiénica. La otra gran competidora de los Lindley, ubicada sobre la misma calle Cajamarca, era Las Leonas, de los Nosiglia.

El gran aporte de José Jr., sin embargo, no fue ninguno de los cambios introducidos en la fabricación o en la comercialización, todos de gran trascendencia y necesarios para enfrentar la gran crisis de 1929, ni siquiera su eficiente manejo administrativo y financiero, sino la creación de un producto con el que quiso conmemorar —en 1935— los 400 años de la fundación de Lima y así ganarse un espacio entre la multitud de productos: Inca Kola. Inspirado en una infusión tradicional, la hierbaluisa, José fue autor de algo que solo vio nacer pero cuyo éxito no pudo conocer. En 1936, apenas un año después de que los limeños conocieran a Inca Kola, falleció y, tras solo ocho años en el cargo, dejó a la empresa sin su líder natural. La familia, que había visto en él al sucesor del padre en la gestión del negocio, tuvo que reponerse rápidamente, y entregó la posta al siguiente hermano mayor: Nicolás.

El encargo asumido por Nicolás no fue nada sencillo de realizar pues además de contar con 54 años, una edad avanzada para la época, y una delicada salud por el esfuerzo físico desplegado en el pasado, debió lidiar con los rezagos de la crisis económica de 1929 y las dos guerras mundiales, las cuales generaron a la compañía graves problemas de abastecimiento de insumos. Por si eso fuera poco, debía enfrentar localmente la competencia de una bebida que se venía imponiendo en el mundo entero: Coca-Cola. Curiosamente, un año después de lanzada Inca Kola, la familia Barton obtuvo un acuerdo con Coca-Cola y se convirtió en el embotellador de dicha bebida en el país. Por tanto, no fue fácil para don Nicolás posicionar su producto, que era nuevo y debía demostrar sus virtudes frente a una bebida reconocida en el mundo entero. Un conjunto de preocupaciones y exigencias que, si bien supo manejar, debilitaron aún más su salud y desencadenaron su muerte en 1945, con un período de gestión idéntico en extensión al de su hermano mayor.

Su muerte cayó como un baldazo de agua fría para la familia, pues en solo 15 años habían fallecido tres líderes del grupo. Además, Antonio y Alfredo, los siguientes hermanos en la lista de posibles candidatos, habían fallecido en 1937 y 1939, respectivamente, cada uno en un intervalo de no más de dos años desde la muerte de su hermano mayor. Si bien el negocio sufría la falta de un líder, quien más sufrió durante esos fatídicos 15 años de muertes en la familia fue doña Martha, que tuvo que sobrellevar el dolor no solo de la partida de su esposo sino de cuatro de sus hijos varones. El dolor fue tan grande que en 1948 dejó de existir.

La llegada de “El mister”

Tras la muerte de Nicolás, se realizó una asamblea familiar en la que participaron los hijos de don José que aún vivían (Isaac y sus hermanas), así como las esposas de los hijos fallecidos, quienes por acuerdo general eligieron a Isaac como el nuevo líder del grupo. Sin el apoyo de sus hermanos mayores, Isaac prácticamente tuvo que continuar solo el proyecto de su padre.

Luego de unos primeros años de adaptación al nuevo puesto, en 1950 inició el proceso de expansión de la compañía de la mano de su producto estrella y el único en ese momento: Inca Kola. Todas las demás marcas previas simplemente habían desaparecido sin que nadie las extrañara. Para la expansión, era consciente de que no podía invertir en el montaje de plantas, por lo que negoció personalmente —donde encontró eco— convenios con fábricas embotelladoras para que produjeran Inca Kola. Fueron convenios ad hoc, según las exigencias de las partes con las que negoció (no podía ser muy exigente), pero que tenían algo en común: el embotellador podía manejar su empresa como quisiera pero debía adquirir el concentrado de Lima. Con ello, si bien no era el mejor de los negocios, logró que su marca tuviera presencia nacional, masificó su consumo y mejoró su recordación en un contexto en el que Coca-Cola ya estaba muy bien posicionada en Lima y varias ciudades del interior.

Los principales acuerdos de embotellado durante su gestión, la más larga en la historia familiar, con 44 años como presidente del grupo, fueron con los Cassinelli, para que embotellen Inca Kola en Trujillo y administren una planta que algunos familiares tenían en Piura; con los Panizo, que se encargaban de la producción en Ica; con los Siu, que manejaban las operaciones del Cusco y Arequipa; con los Martorell, que operaban una planta en Tacna y atendían a Moquegua; y con los Higushi, que atendían la selva central. A ellos se sumaban algunos grupos menores, por lo que en total se contaba con nueve acuerdos de franquicia, con el mismo estilo de Coca-Cola pero en versión peruana.

Las franquicias, sin embargo, si bien le dieron presencia nacional, no garantizaban el éxito de la bebida. En realidad, fue el duro trabajo de Isaac lo que contribuyó a este logro. Además de madrugar para trabajar, ocuparse de la operación de la planta y llevar la administración, Isaac se encargaba personalmente de la distribución de sus bebidas. Es más, en una oportunidad tuvo un accidente cruzando un puente que lo conducía a Canta y quedó atrapado bajo el chasis de su camión. De no haber viajado acompañado y haber sido atendido de manera oportuna, seguramente el accidente habría sido fatal. En ese sentido, sin quitar mérito a sus predecesores, fue él el principal gestor de lo que han llegado a ser Inca Kola y el grupo Lindley en sí. “El Mister”, como lo llamaban los amigos de sus hijos y algunos clientes, siguió el ejemplo de su padre y de sus hermanos, y se dedicó él mismo a la producción y distribución de sus bebidas en la capital. Estudió en el Lima High School, pero para él era mejor aprender en el día a día, haciendo las cosas.

Si bien la vida le sonrió económicamente, continuó el ejemplo de su padre y mantuvo su residencia en los altos —ya remodelados— de la planta en el Rímac, y a partir de adquisiciones de terrenos colindantes, sobre todo de las curtiembres que quedaban a la espalda de su planta y que tenían salida a la Alameda de los Descalzos, amplió su fábrica hasta el tamaño que tiene actualmente. El jardín de su madre, ante tal desborde, tuvo que ceder a la necesidad de espacio y se convirtió en el patio de maniobras que hoy se usa de estacionamiento para los autos de los gerentes y directores de la empresa.

Otro detalle que resalta en don Isaac es su forma de criar a sus hijos. Así como su padre lo llevó a laborar a la empresa desde los ocho años, él impulsó a sus hijos a hacer lo propio. Johnny, su único hijo varón, y sus primos estaban “obligados” (en realidad les gustaba) a cumplir tareas en la fábrica después de clases y los sábados. “Cada vez que salíamos del colegio e íbamos a su casa en el Rímac, sabíamos que había que ayudar un rato en la planta. Normalmente nos encargábamos del pegado de las etiquetas, que era manual”, recuerda Juan Figuerola, compañero de estudios del entonces pequeño Johnny, hoy conocido como don Johnny.

El sabor de lo nuestro

Al tiempo que imitaba en sus hijos la crianza que le dio su padre, El Mister se empeñó en sacar adelante el negocio familiar. Y para ello se apoyó mucho en su hijo Johnny. Desde 1948, si bien dirigido por su padre, Johnny fue ganándose un espacio en el manejo de la empresa y jugó un papel importante en el crecimiento de la compañía. Su primera estrategia en conjunto fue asociar a Inca Kola con la comida peruana. Una unión que hoy parece natural y que por entonces se lanzó con un eslogan creado por Johnny, el gran creativo del grupo: “Inca Kola, la bebida de sabor nacional”. “Una asociación que fue una genialidad de parte de Johnny, así lo niegue”, cuenta su sobrino Jorge Taboada, y que marcó un hito en las ventas del producto, pues generó un rápido crecimiento de las mismas. Más tarde, a la asociación ya ganada con la comida se unió una asociación cada vez más evidente con la cultura peruana en general, algo raro para la época, pues era común diferenciarse por lo importado y no por lo casero.

Con eso en mente, del ingenio de Johnny surgieron nuevos comerciales, con frases como “El sabor de tu alegría”, “La fuerza de lo nuestro”, “El sabor que nos une” y “La bebida del Perú”. Además, fue el creador de “La hora Inca Kola”. Y es que, como dice su cuñado y amigo de la infancia, Alfredo Arredondo, “Johnny no solo les sugería cosas a las agencias de publicidad, sino que les decía qué hacer”.

Pero el éxito de Inca Kola no pudo repetirse con otras gaseosas. Para 1971 los Lindley se animaron a probar suerte con una nueva marca. Esta vez se orientó la bebida al segmento infantil, para tratar de generar en ellos el hábito del consumo, una estrategia de venta que muy pocos habían estudiado hasta ese momento. Bajo el nombre Bimbo, se lanzó una colorida colección de bebidas en seis sabores (frutilla, naranja, lima-limón, mandarina, piña y cola). Sin embargo, a la larga no generó el impacto esperado y, si bien la recuerdan con cariño, no pudo repetir el éxito de Inca Kola y fue desechada tras la alianza con Coca-Cola.

Igual suerte correrían las marcas de agua Selva Alegre y Seltz, lanzadas en diferentes momentos pero que no pudieron superar el liderazgo de San Luis, de la competencia. La única marca ajena a Inca Kola que logró tener éxito, aunque en una categoría totalmente distinta a la de bebidas gaseosas, fue Frugos, que hoy, a pesar de la creciente competencia, mantiene el liderazgo con 44% del mercado de néctares.

Y quienes creen que los Lindley solo saben de gaseosas, tendrían que saber que con Isaac y su hijo Johnny eso cambió. Curiosos de los cambios que ocurrían en el mundo, fueron promotores de tres proyectos que hoy tienen mucha importancia en sus rubros pero que muy pocos asocian a la familia Lindley. El primero de ellos fue la creación de la Universidad de Lima, en el que Isaac participó como uno de sus promotores en 1962; el segundo fue la fundación de Panamericana Televisión, en el que Isaac fue socio fundador en 1959; y el tercero, la creación de Radio Programas del Perú, en el que Johnny fue socio fundador en 1963. En los dos últimos casos, los Lindley se quedaron hasta 1991, año en que vendieron sus participaciones a los Delgado Parker. Habría que mencionar que fueron la radio y la televisión los que mayor inspiración generaron en Johnny para crear sus eslóganes publicitarios.

La unión forzada con Coca-Cola

El 18 de octubre de 1989, en las postrimerías del primer gobierno de Alan García, a las duras noticias para el grupo sobre devaluaciones y caída de la demanda, se sumó la muerte de don Isaac. Fue tal el impacto generado en su hijo Johnny, que este ordenó mantener la oficina de su padre intacta mientras él siguiera vivo. Más de 20 años después, dicha oficina corrobora lo dicho por doña July, esposa de don Johnny: “El eje central sobre el cual giraba la vida de la familia era la fábrica”. Frente al viejo escritorio de don Isaac se ubican grandes retratos de sus padres en un primer nivel, y debajo de ellos, los de la familia de su hermana Maruja y los de su familia, de tal forma que nunca podía dejar de mirarlos mientras estuviera en la habitación. Es más, en su escritorio, al costado de su teléfono, todavía se conserva intacta la lista de sus teléfonos importantes, en la cual en realidad solo se encuentran números directos de sus familiares. Y en diversos lugares de su oficina resaltan los adornos religiosos y su biblia.

Tras la muerte de su padre, don Johnny creyó conveniente no continuar él solo, y como su hijo Johnny aún se encontraba estudiando y requería de algún tiempo para incorporarse a la empresa, empezó a evaluar la idea de traer gente ajena a la familia para apoyarlo en la gerencia general, algo que se materializó en 1994 con el ingreso de Manuel Salazar y un grupo de profesionales de primer nivel que provenían de otras empresas de consumo masivo. Para dicho proceso, Johnny acudió a un profesor de colegio por el que sentía mucho respeto, don Luis Paredes Stagnaro, quien aún hoy es director titular de la empresa. Para ese momento, la familia Barton había salido del negocio del embotellado de Coca-Cola al vender su empresa —en 1991— a un consorcio integrado por las familias Picasso y Michell, que decidieron ponerle de nombre Embotelladora Lima.

El grupo de profesionales independientes traídos a Lindley generó en Johnny la inquietud sobre el futuro de la compañía y qué acciones deberían tomar. Era claro para todos ellos que la batalla con Coca-Cola no era sostenible en el tiempo. La guerra comercial era desgastante y el sistema de franquicias de Inca Kola no era el óptimo. Además, la posible internacionalización de la bebida era complicada, pues salvo Asia y las comunidades peruanas en el exterior, las pruebas con el producto no fueron muy positivas. “Para nosotros, los peruanos, la marca Inca Kola y el color amarillo tienen un significado, pero para los extranjeros no lo tienen. Había que buscarle algo, y si bien se intentó con Golden Kola, tampoco era muy claro”, cuenta Johnny hijo.

Fue en ese contexto que, ante la propuesta de Coca Cola de integrarlos a su sistema embotellador, los gerentes independientes que manejaban la empresa no dudaron en promover dentro del grupo familiar la aceptación de la oferta, y en 1997 empezaron las negociaciones para que ello ocurra. Un proceso muy complicado, al cual se incorporó Johnny hijo tras regresar de su maestría en el Bentley College, en Estados Unidos, no solo por los términos en sí del acuerdo (perderían el manejo de la marca Inca Kola), sino por las implicancias que tenía. Una de las razones por las cuales los peruanos querían a Inca Kola era por su nacionalidad; era uno de los pocos productos en el país que había generado ese nacionalismo. Su venta a Coca-Cola podía significar un desprecio de los consumidores, por lo que la asociación era un riesgo.

Además, estaban en juego el futuro de los embotelladores de provincias y la imagen del grupo, pues estos sintieron como una traición la negociación de los Lindley. Varios de ellos habían invertido en sus plantas para poder incrementar sus ventas y enfrentar con mayor fuerza a Coca-Cola. Decirles que ya no competirían con la gigante estadounidense y que pasarían a ser parte de ella, su rival, no les gustó mucho, pues sentían que era aceptar una derrota. Y se sintieron más fastidiados cuando sus empresas fueron valorizadas por debajo de sus expectativas.

Johnny Lindley Suárez, a la derecha, representa la cuarta generación de los Lindley. Foto: Fernando Soto

“Que viva desde hoy lo que será mañana” es el estribillo de una de las típicas canciones que acompañaron a Inca Kola en las últimas décadas y que además fue la elegida como música de fondo para el homenaje a don Johnny. Pero no se trata de una canción elegida al azar, sino que representa lo que el grupo espera de sí mismo: se están preparando hoy para enfrentar lo que quieren ser en el futuro. La época de Inca Kola fue una época feliz para ellos, pero es hora de enfrentar nuevos retos. El futuro no está en las bebidas gaseosas: el público quiere productos diferentes, que en principio no tengan calorías y que les provean de salud. Por eso, como dice Johnny hijo en la entrevista que sigue a este informe, Lindley no será una empresa de aguas gaseosas, sino una empresa de alimentos bebibles. Y para eso se están preparando. Las plantas ya están en construcción con una inversión de US$ 400 millones y estarán dotadas de última tecnología; es más, tendrán equipos robotizados. Y todo este cambio, que implica el ingreso a nuevas categorías, como la inclusión de lácteos, lo empezó don Isaac pero lo consiguió don Johnny, “quien ha logrado una meta que ni imaginaba su padre”, afirma su esposa July. Ahora el reto de consolidarlo queda en manos de Johnny hijo.

(Tomado de PODER, noviembre 2010)


Escrito por

ALBERTO ÑIQUEN G.

Editor en La Mula. Antropólogo, periodista, melómano, viajero, culturoso, lector, curioso ... @tinkueditores


Publicado en